Ez az oldal sütiket használ

A portál felületén sütiket (cookies) használ, vagyis a rendszer adatokat tárol az Ön böngészőjében. A sütik személyek azonosítására nem alkalmasak, szolgáltatásaink biztosításához szükségesek. Az oldal használatával Ön beleegyezik a sütik használatába.

Kérjük olvassa el a megváltozott Általános Szerződési Feltételeket!
Hírek

Auden, W. H.: Un paseo después de anochecer (A Walk After Dark Spanyol nyelven)

Auden, W. H. portréja

A Walk After Dark (Angol)

A cloudless night like this

Can set the spirit soaring:

After a tiring day

The clockwork spectacle is

Impressive in a slightly boring

Eighteenth-century way.

 

It soothed adolescence a lot

To meet so shamelesss a stare;

The things I did could not

Be so shocking as they said

If that would still be there

After the shocked were dead

 

Now, unready to die

Bur already at the stage

When one starts to resent the young,

I am glad those points in the sky

May also be counted among

The creatures of middle-age.

 

It’s cosier thinking of night

As more an Old People’s Home

Than a shed for a faultless machine,

That the red pre-Cambrian light

Is gone like Imperial Rome

Or myself at seventeen.

 

Yet however much we may like

The stoic manner in which

The classical authors wrote,

Only the young and rich

Have the nerve or the figure to strike

The lacrimae rerum note.

 

For the present stalks abroad

Like the past and its wronged again

Whimper and are ignored,

And the truth cannot be hid;

Somebody chose their pain,

What needn’t have happened did.

 

Occuring this very night

By no established rule,

Some event may already have hurled

Its first little No at the right

Of the laws we accept to school

Our post-diluvian world:

 

But the stars burn on overhead,

Unconscious of final ends,

As I walk home to bed,

Asking what judgment waits

My person, all my friends,

And these United States.



FeltöltőP. T.
Az idézet forrásahttp://poetry.poetryx.com/poems/36/

Un paseo después de anochecer (Spanyol)

Una noche despejada como ésta

puede hacer que el espíritu remonte el vuelo:

tras un día agotador

el espectáculo de precisión es

impresionante a su manera dieciochesca

un tanto sosa.

 

Sosegó mucho la adolescencia

encontrar una mirada de tal descaro;

las cosas que hacía yo no podían

ser tan ultrajantes como decían

si eso iba a seguir ahí

una vez muertos los ultrajados.

 

Ahora, desprevenido ante la muerte

pero ya en esa etapa

en que a uno empiezan a fastidiarle los jóvenes,

me alegra que esos puntos en el cielo

puedan también contarse entre

las criaturas de mediana edad.

 

Resulta más acogedor pensar en la noche

más como un Hogar para Ancianos

que un cobertizo para una máquina sin mácula,

que la roja luz precámbrica

ha desaparecido como la Roma imperial

o yo mismo a los diecisiete.

 

Sin embargo, por mucho que nos guste

el estilo estoico en que

escribían los autores clásicos,

sólo los jóvenes y los ricos

tienen el valor o la figura para acertar con

la nota lacrimae rerum.

 

Pues el presente acecha allende

como el pasado y sus agraviados de nuevo

gimen y se les deja de lado,

y la verdad no se puede ocultar;

alguien escogió su dolor,

pasó lo que no tenía por qué haber pasado.

 

Ocurriendo esta misma noche

sin ceñirse a ninguna regla probada,

es posible que algún acontecimiento haya lanzado

su primer pequeño No al derecho

de las leyes que aceptamos para regir

nuestro mundo posdiluviano:

 

pero las estrellas siguen ardiendo en lo alto,

ajenas a finales definitivos,

mientras regreso a casa para acostarme,

preguntando qué juicio aguarda a

mi persona, todos mis amigos,

y estos Estados Unidos.



FeltöltőP. T.
Az idézet forrásahttp://amediavoz.com

Kapcsolódó videók


minimap